Caso Clínico Nº21 Julio 2020. Embolización de arterias rectales superiores en el tratamiento de las hemorroides internas. Emborrhoid como alternativa a la cirugía.

La Unidad de Radiología Intervencionista del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz realiza la intervención a un paciente varón de 42 años al que se le detectan hemorroides internas de grado II.

 

Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz.

  • Dr. Amado Rodríguez Benítez.
  • Dr. Juan García Villanego.
  • Dr. Daniel Herrera Carrión.
  • Dra. Ana Navarro Casanova.

 

Antecedentes y clínica:

 

Se trata de un paciente varón de 42 años, sin antecedentes médico-quirúrgicos relevantes. Ya en 2015 acude a las consultas de proctología de la unidad de cirugía del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz donde se diagnostica de hemorroides internas grado I.

Desde entonces, refieren numerosos episodios de rectorragia, al principio aparecían sólo con la defecación, pero fueron aumentando su frecuencia y, en los últimos meses, incluso los episodios de rectorragia son espontáneos, o al menos, no asociados con la defecación. Además, la sensación de tenesmo e irritación de la zona perianal se ha hecho más evidente en su día a día. Ante estos hechos y la poca respuesta a los hábitos higiénicos y dietéticos (dieta rica en fibra, baños de asiento, evitar picantes o irritantes en la dieta, tratamiento analgésico y pomadas rectales…) obtenida hasta ahora, el cirujano proctólogo vuelve a explorar al paciente, detectando hemorroides internas de grado II.

Se consensua con el paciente la opción del tratamiento endovascular, remitiéndonos al paciente a la unidad de radiología intervencionista.

 

Control final:

 

Control final en el que se evidencia que la oclusión ha sido exitosa, con un buen relleno de las arterias del sigma y del colon izquierdo, y una ausencia de relleno de las arterias que nutren a la ampolla rectal.[/vc_column_text]

[/vc_column][/vc_row]

Consulta los detalles del procedimiento en nuestra Newsletter sobre casos clínicos >>>

Caso clínico nº21 Julio 2020



Pin It on Pinterest

Share This